Turismo

Cuba es un lugar mágico, ni más ni menos: un sitio de fuertes contrastes donde todas las épocas se atraviesan mutuamente para dar lugar a un espacio irrepetible. La Habana, su capital, es un ejemplo típico que evidencia esa combinación de factores sociales y culturales. En ella se agrupan arquitecturas fascinantes, ruinas antiguas, espacios verdes, y una muestra de la cultura local en cada esquina que visites. Sus automóviles antiguos, la mayoría de ellos de los años ’50, nos dejan testimonio de un pasado de opulencia, de elegancia, que se esparce por todas las calles de La Habana Vieja. No en vano esta ciudad fue galardonada como una de las cinco más hermosas del mundo.

Cuba es, además, el destino ideal para el turista que disfruta tener distintas opciones a mano. En este sentido, para los que buscan un poco de historia, las ciudades más importantes de Cuba, entre ellas, La Habana, Cienfuegos, Camagüey y Trinidad, poseen una mágica arquitectura colonial que las ha convertido en patrimonio de la humanidad por la UNESCO, testimonio confiable de que no nos equivocamos al elegir estos destinos por su belleza edilicia.

También hay que decir que, en términos de recepción al visitante, la gente de Cuba es realmente magnífica, cálida, y muy abierta a los turistas, sus necesidades y preocupaciones, con lo cual es muy fácil conocer nuevos amigos y descubrir lugares con el típico color local. Otro aspecto de vital importancia a la hora de elegir a Cuba como destino turístico tiene que ver con sus altos niveles de seguridad. El visitante podrá pasear de noche por cada ciudad de la isla sin ningún tipo de inconveniente. De hecho, Cuba es el país más seguro de toda Latinoamérica.